ICAL - El realizador sevillano Bernabé Rico, director de Intermedio, en el rodaje en Medina del Campo (Valladolid)
VALLADOLID - CULTURA
Miércoles, 28 de Octubre de 2020

65 Seminci- Lo bueno, si breve…

César Combarros - La sección Castilla y León en Corto reúne mañana jueves a seis cineastas con propuestas muy diversas, con las que abordan realidades complejas del mundo que nos rodea a través de la ficción y el documental

Castilla y León en Corto se consolida un año más en la Seminci como un notable escaparate para conocer lo más granado de la producción audiovisual breve de Castilla y León durante el pasado año. En esta ocasión son seis los candidatos al premio en un apartado que se proyecta mañana jueves a las 17.00 horas en el LAVA, cuyo jurado está formado por la cineasta Pilar García Elegido, la actriz Elisabeth Larena y la crítica Marta Medina del Valle. Ellas tres serán las encargadas de elegir el mejor trabajo en una selección con marcado carácter vallisoletano, que incluye los últimos trabajos de Estrella Asensio de la Fuente (‘Cosplay, más que disfrazarse’), Alejandro Renedo (‘De perfil’), Bernabé Rico (‘Intermedio’), Juan Carrascal-Ynigo y Arturo Artal Lozano (‘Nacional 106’), Juan Carlos Mostaza (‘Reflejo’) y María Guerra (‘Un viaje inesperado’).

Estrella Asensio (Valladolid, 1993) explica que comenzó a hacer ‘cosplay’ a los 14 años y que decidió rodar su documental después de conocer a dos compañeros del mundo audiovisual que desde jóvenes habían leído manga y admiraban las películas de animación japonesa, pero no sabían lo que era el cosplay. Su objetivo fue “crear un documental que permitiera al público general echar un pequeño vistazo a uno de los aspectos más extravagantes y pintorescos de la cultura friki y disfrutar de todo lo que hay detrás de ponerse un simple disfraz”.

Alejandro Renedo (Valladolid, 1992), por su parte, explica que ‘De perfil’ nació de diversas conversaciones con la actriz protagonista (Anai González Prieto) acerca de su experiencia en el mundo del casting. “Sus relatos me resultaban paradójicos, ya que para ella resultaban episodios muy traumáticos y dolorosos, mientras que para mí resultaban cómicos, casi absurdos, por las situaciones hilarantes que me planteaba”, detalla a Ical. 

De su “amor y respeto hacia la figura del actor” surgió esta “tragicomedia absurda que busca hablar acerca de la cosificación, la despersonalización y la alienación del actor o actriz que habita el mundo del casting”, “desde una mirada a medio camino entre la ficción y el documental” y “con la intención de visibilizar los ‘peajes’ obligatorios de la industria y las ‘aduanas’ de la vergüenza por las cuales se ven obligados a pasar los actores en busca de trabajo”. 

En declaraciones a Ical, la leonesa María Guerra explica que el germen de ‘Un viaje inesperado’ está “en los propios protagonistas del documental, concretamente en la pareja formada por Juanjo Zapatero y Flori Callejo”. “Los conozco muy bien porque son de mi familia y sabía que el proceso que cada uno de ellos siguió cuando nació su hija Sara había sido muy diferente; eso me hizo pensar en cómo se puede gestionar una noticia de este tipo, que un día te digan que tu hijo o hija tiene una enfermedad y que tu realidad va verse condicionada para siempre por ese hecho”, relata. Con su película ha buscado “darle voz a personas que normalmente no la tienen, que son cuidadores a tiempo completo y que rara vez sienten que el entorno se preocupa por ellos”.

Por su parte, Juan Carlos Mostaza (Valladolid, 1979) señala que el punto de partida de ‘Reflejo’ han sido varias personas de su entorno que han tenido que lidiar con la anorexia o la bulimia, ya sea ellos mismos o sus descendientes. “Es un tema tabú, que se oculta y del que se habla muy poco, cuando la realidad es que es tremendamente frecuente. Con ‘Reflejo’ queremos dar visibilidad a estos trastornos y propiciar que estemos alerta ante ciertos comportamientos. La animación permite mostrar algo tan duro de una forma mucho más digerible, sin caer en la lágrima fácil y que pueda ver en colegios e institutos”, señala.

Respecto a ‘Intermedio’, el sevillano Bernabé Rico, reconoce sentir “una gran conexión con las obras en las que no se identifica al contrario como el enemigo”. “Si acaso señalan a personas entre sus propias filas como los verdaderos causantes del dolor de la guerra, encarnados en las figuras de esos generales y mariscales que viven opulentamente en la retaguardia mientras envían a sus hombres a morir de forma caprichosa”. Así surge su cortometraje, que muestra “la necesidad de unos hombres por sobrevivir, sin importar el bando al que pertenezcan”.

Por último, ‘Nacional 106’ forma parte de “un proyecto más ambicioso” en el que sus directores llevan trabajando mucho tiempo, llamado ‘Carreteras Nacionales’. “Con humildad y sin querernos comparar al gran Berlanga, nos gustaría hacer un retrato de España como él hizo con ‘La escopeta nacional’ pero teniendo como escenario las carreteras que surcan España de arriba abajo, y utilizar ese espacio para narrar historias que nos retratan como país. Una de ellas, lamentablemente, es la violencia de género”, señala Juan Carrascal-Ynigo. Su película surge como “respuesta a los discursos de odio que intentan negar la violencia de género llegando incluso a culpabilizar a la víctima”.

El sector en la Comunidad

Al preguntarles sobre la situación del sector audiovisual y del cine en Castilla y León, Carrascal-Ynigo señala que es “muy frágil”, pese a lo cual él prefiere ser “optimista” porque “hay un talento y unas ganas espectaculares”. “También hay iniciativas interesantes y necesarias como la convocatoria de la Valladolid Film Office (VAFO), en la que salimos ganando tanto las instituciones porque pueden mostrar trabajos que se hacen aquí, con técnicos de aquí, como nosotros que notamos un empujoncito para desarrollar nuestros proyectos”, apunta. No en vano, tanto ‘Nacional 106’ como ‘Nameless’, rodado el pasado año también en Valladolid, han sido posibles gracias al a VAFO. “Rodar en Valladolid es un lujo en comparación con Madrid donde todo está muy sobredimensionado”, reconoce.

En su caso, sí echa de menos “más facilidades” para mostrar su trabajo, y reclama más implicación de la televisión autonómica, que en su opinión “debería ser un escaparate” de lo que se está haciendo en la Comunidad. “En otras comunidades las ayudas públicas son mucho más potentes quizás porque saben que el cine es una herramienta publicitaria incomparable para promocionar el turismo y los productos locales”, añade.

Para valorar la realidad del sector, Estrella Asensio recuerda que ella se formó en Imagen Audiovisual en el Instituto Vega del Prado de Valladolid y que de una clase de 20 alumnos, solo uno consiguió dedicarse al audiovisual en la televisión autonómica, y ella y otro compañero se mudaron a Madrid “a intentar buscar más oportunidades”, mientras que los 17 restantes “tuvieron que terminar interesándose por otro oficio”.

“Castilla y León es una tierra preciosa con vivencias únicas y distintas al resto de rincones de España y sin embargo aún no hay un interés cinematográfico por esta tierra”, detalla.

También a Madrid tuvieron que Marchar María Guerra y Alejandro Renedo a buscar su futuro. La primera reconoce que le gustaría poder vincularse más a su comunidad de origen y que le encantaría rodar más en León, su tierra natal: “Pero así como puedo participar en la sección de Castilla y León de diferentes certámenes, como es el caso de Seminci, no puedo acceder a las ayudas porque estoy empadronada en Madrid, situación que no puedo cambiar de momento. Quizás si fuese más flexible la norma, se rodaría más en Castilla y León”, sugiera.

Por su parte, Renedo advierte de que, “al menos en Valladolid, el camino es el correcto”. “Actualmente se está haciendo un gran esfuerzo por fomentar las actividades relacionadas con el mundo del audiovisual y tratando de crear una base sólida después de haber sido reconocida como Ciudad Creativa en la Categoría de Cine por la UNESCO”, argumenta. “El cine no puede subsistir como una disciplina artística menor o subsidiaria, depende de un tejido industrial que sostenga las grandes inversiones que se necesitan para llevar a cabo estas actividad y la única manera es fomentando el aprendizaje y la visibilización desde las escalas más primarias. ¿Por qué enseñamos en los colegios quién es Cervantes, pero no enseñamos quién es Buñuel? ‘Un perro Andaluz’ fue tan vanguardista como lo fue ‘El Quijote’ en su momento. Sin educación no hay industria”, argumenta.

Desde Sevilla llegó a la autonomía para rodar ‘Intermedio’ Bernabé Rico, tras alzarse con el Premio al Concurso de Proyectos de la Semana de Cine de Medina del Campo, que le permitió afrontar un rodaje que “fue toda una experiencia meta-cinematográfica, porque la propia logística que requiere cualquier rodaje que implique naturaleza y extras ya supone recrear en cierto modo los movimientos militares durante la contienda bélica”. Pese a asegurar que desconoce cómo es la situación del sector audiovisual en Castilla y León, reconoce ser consciente de que “se ha hecho un esfuerzo en los últimos años por dotar de ayudas a la producción para incentivar que empresas del sector se establezcan y rueden allí”.

La selección en Seminci

Respecto a la sensación que les deja la selección de sus trabajos en la 65 Semana Internacional de Cine de Valladolid, Juan Carlos Mostaza reocnoce que “siempre es especial” para él la Seminci, donde se han podido ver muchos de sus trabajos, desde ‘Broken Wire’ (2006) hasta ‘Amandine’ el pasado año. “Al haber tenido el privilegio de participar durante varios años, ya lo siento como mi casa en el sentido de que es un lugar al que siempre quieres regresar. Además ahora presentamos algo muy diferente al año pasado. Si ‘Amandine’ era una historia de terror o más bien un thriller psicológico de imagen real, en esta ocasión vamos con una pieza de animación en 3D con un mensaje muy diferente (aunque si lo piensas bien... no deja de ser otra historia terrorífica, por desgracia)”, valora. 

Para Bernabé Rico, esta será su “primera vez” en Seminci, al que considera “uno de los festivales de referencia para todos los que nos dedicamos al cine, tanto fuera como dentro de España”. Mientras que María Guerra considera “un honor siempre” formar parte del festival vallisoletano; “en este caso, hacerlo con ‘Un viaje inesperado me alegra especialmente porque parte del documental se rodó en la provincia de León y siento que cosas como esta me vinculan a mi tierra”, añade.

Juan Carrascal-Ynigo no duda en hablar de “orgullo”, ya que según explica él se ha formado “viendo pelis desde muy pequeño en este festival”. “Presentar aquí mis proyectos me pone muy nervioso y muy contento. Por otro lado me encanta la ciudad esta semana, es una maravilla la pasión que tenemos por el cine aquí y como nos cabreamos cuando no nos gusta algo. Por eso me pongo nervioso cuando presento algo aquí, quiero que guste pero nunca se sabe... aquí la gente controla”, señala.

El mismo “orgullo” y los mismos nervios los comparte Estrella Asensio, que explica que Seminci es “sin duda” el lugar donde “más ilusión” le hacía poder mostrar el documental. “No puedo más que agradecer una y mil veces el participar en el maravilloso festival de mi ciudad. Sentarme con mis familiares y amigos a ver en la gran pantalla el fruto de nuestro esfuerzo es un recuerdo que atesoraré siempre”, apunta.

Alejandro Renedo, por su parte, reconoce sentir “una gran alegría y satisfacción”, ya que “los festivales son un medio de dar a conocer nuestro trabajo y de sentir que se valora nuestro esfuerzo”. “Sin duda la Seminci tiene un carácter especial para mí. Es el festival de muy ciudad, el festival de mi origen en el sentido más puro de la palabra. La primera vez que vi cine de autor en mi vida lo hice gracias a la Seminci, con 18 años entré a una sala de cine sin saber muy bien que estaba yendo a ver. Era ‘Copia certificada’ de Abbas Kiarostami y salí fascinado de aquella proyección. Sin un festival así no sé si habría desarrollado un interés tan profundo por el cine de autor, así que de alguna manera la Seminci fue la primera causa de que a día de hoy haga el cine que hago”, concluye.