BURGOS - CULTURA
Jueves, 17 de Junio de 2021

La campaña de Atapuerca de este verano se centrará en poder confirmar la presencia humana de hasta 600.000 años (época Achelense) en Gran Dolina

M.L.Martínez - Las excavaciones se desarrollará de manera íntegra en el mes de julio (del 1 al 28) y, al igual que ocurrió el año pasado, será una campaña “inusual” debido a las restricciones por el COVID-19

La campaña de excavaciones arqueológicas en la sierra de Atapuerca (Burgos) de este verano se centrará en poder confirmar la presencia humana de hasta 600.000 años (época Achelense) en el yacimiento de Gran Dolina, según subrayó hoy uno de sus codirectores José María Bermúdez de Castro.

En este sentido, explicó que el equipo de investigación de Atapuerca tiene “muchas esperanzas” en Gran Dolina porque, según recordó, “el año pasado los investigadores se encontraron con un nivel en el que no esperábamos encontrar absolutamente nada” y, sin embargo, dijo, “apareció industria lítica”. Es decir, explicó: “Presencia humana, no restos humanos pero si industria lítica, en una época en la que Europa tiene muy pocos yacimientos con presencia humana”.

Bermúdez de Castro indicó que se trata de una época en la que “probablemente hay una reposición de población”. “La población que se va poco a poco extinguiendo o desapareciendo, que es la del Homo antecessor y hay una reposición de población que es la que trae la tecnología achelense”, apostilló.

Así, subrayó que “esa época, que está en el orden de los 500.000/600.000 años, en Atapuerca todavía no había nada” y precisó que “ya este año hay”. Por tanto, resaltó que los trabajos de este verano “se van a concentrar mucho en ese nivel” y “se van a dedicar mucho tiempo e ilusión”, agregó, para ver “si se puede confirmar la presencia humana en esta época”.

La campaña de excavaciones de Atapuerca se desarrollará de manera íntegra en el mes de julio (del 1 al 28) y, al igual que ocurrió el año pasado, será una campaña “inusual” debido a las restricciones por el COVID-19, pero con la confianza puesta en que también sea “exitosa”. “Este año es un punto medio entre lo que pasó el año pasado, en una campaña que se salvó por los pelos”, exclamó.

La intención es trabajar en todos los yacimientos de la sierra y citó algunos como Gran Dolina, Sima del Elefante, Cueva Fantasma, Galería de las Estatuas y Sima de los Huesos, además del Mirador y Portalón de Cueva Mayor, además del lavado de sedimentos en el río Arlanzón.

En cuanto a los investigadores, señaló que el pasado año se llevó a cabo únicamente con investigadores veteranos que gozaban de gran experiencia. Las previsiones para este 2021 son las mismas. No se contará con investigadores en prácticas, como medida de seguridad ante posibles contagios. “Este año habrá bastantes menos que en años anteriores, que llegaron a pasar hasta 250 personas. Esto no puede ser en una situación como la que tenemos ahora”, afirmó. Por ello están organizando la forma de conseguir a tantos investigadores como se pueda, que podrían alcanzar el centenar.

Bermúdez de Castro hizo estas declaraciones a preguntas de los periodistas durante la renovación del convenio entre Fundación Atapuerca y Cajaviva y la Fundación Caja Rural, en el marco de la presentación de la beneficiaria de la ayuda a la investigación que Cajaviva y Fundación Caja Rural que otorgan a un joven investigador vinculado a Fundación Atapuerca.

Se trata de la renovación de una beca por 14.000 euros que ha permitido a Cecilia García Campos que continúen sus investigaciones con su estudio que se denomina ‘Dimorfismo sexual de la morfología externa e interna de los caninos permanentes de las poblaciones actuales y del Pleistoceno de la Sierra de Atapuerca’.