ICAL - El Centro de la Memoria Sefardí de Castrillo Mota de Judíos (Burgos) inaugura la sala dedicada a la Fundación Hispano Judía
BURGOS - CULTURA
Miércoles, 23 de Noviembre de 2022

Castrillo Mota de Judíos (Burgos) inaugura en su Centro de la Memoria Sefardí la Sala Fundación Hispano Judía, en un nuevo compromiso con su pasado

ICAL - El presidente de la Fundación Hispano Judía destaca la importancia de la unión de las culturas y augura un futuro próspero al Centro de la Memoria Sefardí con más actividades para crear más cultura propia

El Centro de la Memoria Sefardí de Castrillo Mota de Judíos (Burgos) inauguró hoy la sala dedicada a la Fundación Hispano Judía, adquiriendo así un nuevo compromiso con su pasado. La inauguración, que tuvo lugar en este nuevo centro, contó con la participación de autoridades y patronos de la Fundación Hispano Judía, y su presidente David Hatchwell. 

Durante su intervenció, Hatchwell mostró su “satisfacción personal”, y de la entidad que preside, por “hacer realidad” la construcción y puesta en marcha de “un espacio cultural que sirve para unir culturas”. Valoró así, de “manera muy positiva”, el trabajo realizado por el alcalde de Castrillo, Lorenzo Rodríguez, de su equipo de Gobierno y de las entidades públicas y privadas que han hecho realidad este sueño. Quiso destacar además la “importancia” de que pequeñas localidades, como es el caso de Castrillo Mota de Judíos, apuesten por “recuperar su pasado", y reconoció que la puesta en marcha del Centro de la Memoria Sefardí es “un primer paso para realizar más actuaciones en el centro”.

Hatchwell recordó además que Castrillo Mota de Judíos y Rodríguez han sido capaces de "cicatrizar una herida” con el nombre anterior que tenía el pueblo, y apuntó que esa acción “decidida y valiente” se ha convertido en un ejemplo “de respeto, tolerancia y cordialidad”, siempre siendo rigurosos con “el pasado, con la historia y la diversidad”.

El presidente de la Fundación Hispano Judía, además, condenó los atentados sufridos por la localidad en los últimos años y mostró a Rodríguez su “solidaridad y acompañamiento”. Tras descubrir la placa en la primera planta del centro, realizaron una visita a la iglesia y al olivo judío y celebraron una comida de hermandad.