VALLADOLID - CULTURA
Jueves, 10 de Junio de 2021

Consejo- La villa de Villasandino, en Burgos, ya es Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico

ICAL - Con esta declaración se resuelve el expediente incoado en 1982

El Consejo de Gobierno aprobó hoy la declaración de la villa de Villasandino, en la provincia de Burgos, como Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico. Con esta declaración se resuelve el expediente incoado en 1982, y se enmarca dentro del compromiso de Legislatura de la Junta de concluir todos los procesos de declaraciones pendientes, según explicaron fuentes del Ejecutivo autonómico al término de la reunión de hoy.

El conjunto histórico de Villasandino conserva restos de su antigua muralla, un puente medieval y la puerta que da acceso a la villa, configurando una de las perspectivas más identificativas de la villa. En este sentido, en la delimitación del conjunto se han tenido en cuenta las características de su trama y las edificaciones que lo integran, especialmente la configuración del conjunto a partir de las dos iglesias parroquiales, el puente y la puerta de acceso a la villa y el área generada en torno a ellos, que se concibe como un espacio urbano significativo que reúne los valores históricos, arquitectónicos, urbanos y paisajísticos que configuran la identidad de este conjunto histórico.

La villa de Villasandino

Es una localidad burgalesa ubicada a orillas del río Odra, afluente del Pisuerga, al borde de la antigua calzada romana Vía Aquitania que unía Astorga con Burdeos. El núcleo actual de Villasandino tiene su origen en la repoblación medieval de los siglos IX y X. A lo largo de la Edad Media la villa fue creciendo en importancia, la cercanía del Camino de Santiago que discurría y discurre por municipios vecinos tuvo gran influencia en la consolidación del núcleo.

El núcleo urbano de Villasandino queda dividido en dos barrios por el antiguo cauce del arroyo que iba a desembocar al río Odra. Cada barrio posee una espléndida iglesia parroquial, claro reflejo de la importancia de la villa. El barrio norte conserva restos de su antigua muralla y, enfrentada al puente medieval, la puerta que da acceso a la villa, mientras que el barrio sur sigue el eje de la calle del Carmen, que da acceso a la iglesia de la Natividad de Barriuso, y el eje de la calle de San Antón.

En líneas generales, la tipología constructiva en Villasandino posee las características propias de la arquitectura popular de la zona. Además, el conjunto histórico conserva elementos de arquitectura más culta, encontrándose puertas con arco de medio punto en sillería, escudos de piedra, canes de piedra labrada y ornamento de las ventanas.

El conjunto histórico de Villasandino es el escenario de una manifestación cultural de alto valor patrimonial y etnográfico, la procesión de San Sebastián, que permanece esencialmente inalterada, en la que se conjugan las tradiciones y el valor de las vivencias comunitarias transmitidas de padres a hijos como un patrimonio vivo y en auge, revivido constantemente por la propia comunidad en respuesta a los cambios en su entorno social y cultural. La cofradía de San Sebastián, llamada popularmente Cofradía de las chisteras, por la vestimenta de los cofrades, ha mantenido la regla redactada en el año 1829 hasta nuestros días, revitalizada y actualizada en los últimos años por los propios cofrades, auténticos protagonistas de esta expresión cultural, que se ha ido desarrollando como elemento vivo a lo largo del tiempo, perdiendo algunos elementos originales y recuperando otros.

Este patrimonio inmaterial-intangible junto al patrimonio material que conserva el conjunto con valores históricos, arquitectónicos, urbanos y paisajísticos configura la identidad de este conjunto histórico.